Nuestra raíz, el maíz

Home / Sin categoría / Nuestra raíz, el maíz

Tras la creación de la Tierra y la vida, el creador, el formador y los progenitores se propusieron crear algún ser que los venerara, por lo tanto crearon al hombre. En su primer intento hicieron al hombre de barro, pero éste no podía sostenerse, ni hablar y se deshacía con la lluvia, por lo que no podía honrar a los dioses ni ofrecerles sacrificios.

El segundo intento fue hacer al varón con madera y a la mujer con carrizo. Estos seres podían andar y poblar la tierra, pero no tenían memoria ni emociones, por lo que eran incapaces de recordar quienes habían sido sus creadores. Finalmente fueron devorados por animales enloquecidos por la lluvia negra.

Al terminar ésta, el gato montés, el coyote, la cotorra chocoyo y el cuervo llevaron mazorcas amarillas y blancas a los dioses, con las cuales crearon la carne y sangre del primer varón y la primera mujer, quienes fueron la primera madre y el primer padre, se pudieron reproducir para llenar el mundo creado por Tepeu y Gucumatz, de seres que reconocen, alaban y alimentan con sus ofrendas o los dioses (de acuerdo con el Popol Vuh, documento que corresponde a los Mayas Quiché).

 

Centéotl dios del maíz

 

La cultura Olmeca estaba fundada en el cultivo del maíz, las representaciones del dios del maíz son antropomórficas e incluyen en su cuerpo rasgos vegetales o zoomorfos; lo que significa que posee virtudes reproductoras, fertilizadoras o alimentarias de la planta, o bien, la fuerza, agresividad y valor del animal. Sus características se encuentran en la cabeza con elementos tales como representaciones de mazorcas, granos u hojas de esta planta. La representación de este dios en utensilios de barro significa la fertilidad, el renacimiento, la abundancia y riqueza.

 

El cultivo del maíz da un contexto cultural y se transmiten valores familiares, del grupo y del trabajo. El ritual es un acto de poder, donde el grupo social participante reitera y afina su identidad y su existencia, también recuerda la existencia de los humanos hacia lo sagrado, pero principalmente bajo el principio de dar para recibir entre iguales. En algunos rituales se construye una visión unitaria entre el hombre-trabajo-naturaleza y lo sagrado.

 

Maíz Taller de Gráfica Popular

 

Desde la época precolombina los antiguos pobladores hacían uso de los granos, las hojas, los tallos, las espigas pertenecientes al teocintle y al maíz de diversas maneras. Las raíces y horcones se utilizan como abono o combustible; la caña se usa en la construcción y en tallado de figuras, bebidas refrescantes y embriagantes; la hoja sirve como envoltura de tamales, fabricación de objetos rituales o artesanales, en diferentes estados del país las vainas de las hojas se utilizan para la elaboración de artesanías como totomoxtle; el olote se emplea como combustible, alimento para animales y herramienta para desgranar las mazorcas y pulir madera; el maíz es usado con propósitos medicinales, para curar males del cuerpo y del alma. De igual manera existen aproximadamente 605 recetas provenientes de todos los estados, entre tamales, tortillas y atoles.

 

Mexican maize

 

Actualmente las industrias utilizan el maíz a modo de forraje en la alimentación de grandes hatos, y obtención de compuestos químicos que son comercializados en alimentos, medicinas, cosméticos, ácido láctico. Es considerado un recurso energético renovable ya que se obtiene etanol (alcohol derivado de la fermentación del almidón del maíz) que se utiliza como combustible de automóviles y camiones.

 

A pesar de los cambios culturales, los mexicanos mantiene las tradiciones, especialmente las alimenticias, a la cual el maíz proporciona una base fundamental para platillos regionales.

Publicaciones relacionadas
Showing 2 comments
  • Daniela Blancas

    Que interesante post! podrían decirme quién lo escribió?
    Saludos!

    • pachale

      Ohhh, muchísimas gracias, Daniela 🙂 Comentarios positivos como el tuyo hacen que valga la pena lo que hacemos. Aquí estoy, a tus órdenes. Saludos.

Comentario